Los mejores Kickers del Draft NFL 2019 y los equipos más necesitados

De todos los trabajos del mundo, uno de los que más me gustaría experimentar sería el de Kicker. Es más, si ahora mismo me llamasen para ir a cualquier parte del planeta Tierra a desempeñar esa posición de campo en un equipo de fútbol americano no me lo pensaría dos veces (seguramente sí, pero queda mejor dicho de esta manera).

Patear el Duke entre los tres palos y ganar un par de millones en la NFL es un sueño que solo unos pocos privilegiados viven en su día a día. Aguantar la presión psicológica, exponer tu nombre a la prensa más carnívora o entrar en un negocio feroz y despiadado son pequeños detalles en comparación con los inmensos beneficios de realizar bien el trabajo de kicker.

Cody Parkey - NFL
Cody Parkey – NFL

Salir al campo, escuchar el rumor del público, pensar en ello, pensar en el balón, comprobar que tienes los cordones atados, tomar carrera, patear, celebrar generalmente (salvo que seas Cody Parkey) y volver al banquillo.

Ser un Kicker conlleva convivir con el placer del trabajo bien hecho y, lo que es mucho más raro, casi inexistente en algunos sectores laborales (periodismo): con un trabajo bien pagado, incluso algunos podrían decir que muy por encima de su valor real. Pero ahí están, pateando por su felicidad y por la de sus equipos.

Su incidencia en el juego es brutal. Son muchos los partidos que se deciden por una patada. Son ellos (los kickers) los que dan o quitan un triunfo con un movimiento de su bota, y aunque con el crono en marcha puede que no lleguen a estar más que segundos sobre el terreno de juego, dictan sentencia desde la distancia.

Lo malo de tantos factores positivos en el curro del que hablamos es que son muchos los que quieren desempeñarlo, lo que no sería un problema si hubiese más de 32 plazas, una por franquicia. En este contexto es complicado entrar en escena por muy bueno que seas. Se necesita un poco de suerte. Estar en el lugar exacto y en el momento adecuado.

Ahora, en este periodo de la temporada, con el Draft en una posición no muy lejana, quiero centrarme en dos aspectos:

1 Equipos que pueden necesitar un nuevo Kicker

Minnesota Vikings: Son uno de los mejores equipos de la liga, y si quieren ir a por el anillo deberían dar un salto de calidad en su K. Bailey ya no está a su mejor nivel, de hecho fue uno de los pateadores más flojos el curso pasado con un 75% de acierto en FG. Los Vikings intentaron resucitarlo, pero no ha vuelto a ser el de sus primeras campañas en Dallas.

Buffalo Bills: Stephen Hauschka no está en la mejor de sus etapas y los fantasmas de Seattle se acercan a su oreja para susurrarle. Es cierto que los de la AFC tienen otros problemas que solventar, pero no sería raro verles pescar un Kicker en las últimas rondas.

Denver Broncos: ¿Enserio van a seguir con McManus como kicker principal? Espero que no. Es una escopeta de feria desde más de 50 yardas (5 de 13 en las dos últimas temporadas), y aunque es una distancia complicada, un kicker de la NFL no debería fallar tanto en esos parámetros y de forma tan reiterada.

Cleveland Browns: Es cierto que se trataba de su primera campaña en la liga, pero los fallos de Greg Joseph desde el extrapoint (25 de 29 convertidos) fueron cruciales en la campaña de los Browns, y eso es algo que no se pueden permitir en Ohio si quieren buscar los playoffs. Quizás se pueda salvar por su escasa experiencia, pero está en la cuerda floja.

Chicago Bears: Lo necesitan ya. Para ayer. Los de la NFC North están ante un curso que promete ser exitoso, y es por ello que no pueden permitirse escatimar en una posición que influye tanto de no contar con el hombre adecuado. Deberían ir al Draft con la idea clara de atrapar a uno de los mejores de esta generación. No me extrañaría que gastasen una 4 o 5 ronda. Han fichado un par en el mercado, pero deberían ir sobre seguro.

Matt Gay - Utah
Matt Gay – Utah

2 Kickers que dan el salto desde la NCAA

Cole Tracy (LSU): El mejor Kicker del Draft, al menos sobre el papel. Gran temporada senior la suya. 29 de 33 FG convertidos, 42 de 42 XP, fiable desde todas las distancias y un FG más largo de 54 yardas. Probable 5ª o 6ª ronda. No descartaría una 4ª.

Matt Gay (Utah): Dos últimos cursos para enmarcar. En 2017 se fue hasta el 88.2% de acierto en FG, con 5 de 6 en patadas de más de 50 yardas y una de 56 incluida. Mientras, en 2018 bajó un poco sus prestaciones, aunque volvió a demostrar que tiene un cañón en la bota con una patada de 55 yardas convertida.

Cole Hedlund (North Texas): Lo dan bastante abajo en la mayoría de los rankings, por no decir que en todos. Pequeño y muy ligero pero con una pierna de las más fiables el curso pasado en la NCAA. 19 de 22 patadas entre los palos y con dos de dos por encima de las 50 yardas. Es un claro ejemplo de agencia libre.

John Baron II (San Diego State): Algo irregular, aunque está muy bien valorado por los scouts NFL. Seguramente se debe a que ha mantenido una extrema fiabilidad desde más de 50 yardas en su curso senior en la NCAA. 5 de 5 desde esa distancia con una patada de 54 yardas.

Austin Seibert (Oklahoma): Tremendamente fiable. En una de las universidades más potentes del país, comandó desde su primer año un conjunto de equipos especiales sólido y seguro en cada patada. No se achanta ante la presión y en su último curso rozó el 90% de acierto en FG.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s