Conociendo a Isaac Bonga: La gran promesa del baloncesto alemán

Hace una buena mañana en Madrid. Es un día caluroso pero no en exceso, de esos en los que disfrutas al ver salir el sol y no lo contrario. Temperatura agradable pero no tengo tiempo para aprovecharla en la calle, una llamada me espera vía Frankfurt cortesía del Fraport Skyliners, equipo donde juega Isaac Bonga, la nueva perla del baloncesto alemán que me saluda amablemente al descolgar el teléfono.

Isaac, nacido en Alemania pero de origen congoleño, país del que son sus padres, es uno de esos raros casos en los que una altura sobrehumana hecha para destacar en la pintura, se combina con la agilidad, velocidad y coordinación propias de un base puro preparado para liderar.

La mezcla de estos elementos, dotan a nuestro protagonista de unas cualidades excepcionales para destacarse en el deporte de la canasta que un día empezó a practicar.

“Vengo de una familia futbolera y a la que le gusta el baloncesto, así que yo y mis dos hermanos (el mayor y el pequeño) pronto entramos en el mundo del fútbol y baloncesto. Mi hermano pequeño solía jugar al baloncesto y el mayor juega ahora al fútbol, en la cuarta división alemana. Yo solía jugar siempre en las calles hasta que un día alguien me preguntó para que empezara a jugar en un equipo de colegio. Dije, claro, ¿por qué no? Fue muy divertido y la siguiente proposición fue para un club y dije ¡claro! Así que ahora solo continuo” me explica Isaac acerca de sus inicios en el baloncesto. Sus primeros pasos le condujeron hasta el día de hoy, pero hubo un momento determinante en su carrera donde la pelotita naranja pasó de ser un puro elemento recreativo al instrumento que le acompañaría en su etapa profesional.

“Exactamente empecé a jugar hace diez años, y, profesionalmente, fue en un torneo de Alemania hace siete años. Desde entonces comencé a pensar más en el baloncesto y sentir amor por él. Si, esto pasó hace siete años”.

Desde entonces, ha ido creciendo y madurando como jugador, aunque todavía le quede un amplio margen de mejora. En Alemania, y más en concreto, en su actual equipo, ha progresado en algunos factores fundamentales como el tiro.

“Ahora tengo un tiro mejor, está claro. Empecé a entrenar mucho, durante semanas, me dediqué a tirar, así que mis tiros se volvieron mejores, adquirí mayor confianza en mí mismo, era más consistente, mejoré otras cualidades como la fuerza, ya sabes, volverme más fuerte y cosas así. Creo que estos han sido mis mejoras más notables” me comenta.

“Creo que sería como un base (point guard) primero, y luego, solo soy un chico que juego y creo para mis jugadores. También me gusta intentar tener la mente en el marcador. Intentaré acabar las jugadas y también me gustaría intentar penetrar y encontrar al hombre abierto. Ser un buen base” me dice respecto al papel que adoptará o pretende adoptar en esta temporada que se aproxima.

Es imposible obviar el tema de su aparición en los Mock drafts más prestigiosos, que le sitúan como una de las primeras opciones en la segunda ronda de 2018, así que decido intentar descifrar su pensamiento acerca de estos pronósticos y si piensa en la NBA, a corto plazo, pues como me comenta, jugar unas finales de la NBA es algo que desea con fuerza.

“Por supuesto, pero de hecho, he pensado en eso y creo que son cosas que son para el futuro, así que ahora mismo me centro en mi juego, en ser mejor, en mejorar. Como ya he dicho, cosas como la NBA son cosas para un año, así que si tiene que pasar, pasará” me aclara con tranquilidad. Sabe que es joven y que tiene tiempo de sobra para agarrar una oportunidad al alcance de muy pocos.

Isaac ya fue uno de los pesos pesados de Alemania en el campeonato europeo u16 en 2015, y en 2017, mostró una parte de su abanico de posibilidades en el campeonato u19, por lo que nos marchamos hasta su país, y sus esperanzas de jugar para el equipo absoluto, aunque antes de eso, Isaac me destaca que él juega por su familia, en un alarde de sinceridad que me impresiona.

“Realmente lo hago por mi familia, así que eso es como, jugar para equipos nacionales, pero ya he dicho que es un honor, me gusta jugar para mi país, así que solo espero hacer lo mejor para mi país jugando bien” me explica, tras una pregunta que parece no termina de entender en un principio.

Toda la entrevista marcha fluida gracias a su amabilidad y cercanía. Es como si hablases con un colega en una tarde de cervezas y tapas, muy natural, pero, para ahondar más en su personalidad, me gustaría saber su punto de vista acerca de su persona.

“Creo que soy una persona amigable, siempre saliendo por ahí, es realmente divertido porque soy simpático así que sí”.

Isaac tiene muchos sueños, como todos, pero cuando le pregunto por el mayor de todos ellos, me responde con uno que no tiene que ver en absoluto con el baloncesto, más bien con un avión y una ciudad.

“Ir a un estado como Miami. Me gustaría visitar lugares, definitivamente sería como un sueño para mí, bueno, para mí y para mi familia”. Todo un aventurero. Me representa.

Antes de despedirme y desearle suerte en su aventura profesional, intento rescatar una anécdota en sus años como profesional, lo que activa su memoria al máximo, pues sé que es difícil elegir, en apenas unos segundos, una de entre todas las que habrá vivido. “Es complicado” me comenta tras un suspiro y una sonrisa, y no me queda otra que darle la razón, aunque finalmente consigue dar con una.

“Fue como hace cinco años cuando solía jugar al baloncesto, estaba en un pequeño torneo y creo que ahí alguien me dijo que tenía este talento, que veía habilidades para jugar en una liga profesional y esas cosas, así que creo que fue un momento difícil para mí reconocer que realmente tenía hueco en el baloncesto profesional”.

Isaac es un tipo simpático, con el que se puede mantener una charla sin ningún tipo de presión ni nervios, pero dentro de la cancha, defenderle debe ser toda una tortura. Es un jugador tan atípico que no es fácil encontrar un defensor hecho a su medida ni características. Un jugador diferente como lo era su ídolo, Magic Johnson.

Todavía su nombre no suena con gran fuerza, pero dentro de poco estoy seguro de que lo hará, pues estamos ante un tipo especial dentro de una cancha de baloncesto. Suerte en tu camino Isaac.

Ayudas en traducción: Carla San Marcelino Gallego y Lucia Castro López de Quintana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s