Happy Birthday Deshaun Watson

Las velas apagadas y la tarta en la nevera hasta después del partido. Ni le iban a cantar el cumpleaños feliz desde la grada de Cincinnati, ni le traerían sus regalos los defensores de los Bengals. El QB rookie de los Texans, Deshaun Watson, debutaba como titular en la NFL y lo hacía el mismo día que vino al mundo hacía ya 22 años.

Kareem Hunt: Historia de un bautizo

Bryce Love no está en el aire, está en Stanford

El estrafalario espectáculo que habían dado en la ofensiva los de Bill O’Brien ante los Jaguars la primera jornada, tenía sobre aviso a Watson. No iba a ser una noche fácil, por mucho que para él fuera especial.

La presión a la que se vería sometido sería más intensa de lo habitual, en primer lugar, por la poca ayuda que la línea de protección le brindaría, siguiendo con lo ocurrido en la primera semana, y en segundo lugar, debido a que jugaban fuera y los Bengals, apaleados en su casa en el primer choque de la temporada, querrían cobrarse su venganza sobre el terreno de juego contra Watson.

Se avistaban nubes grises en el horizonte, pero Watson, como ya demostró en Clemson, no se iba a dejar amedrentar por unos cuantos sacks.

Pocas veces recibió protección digna a lo largo de la contienda, pero en todas ellas, alzó la vista y envío el balón con garantías de éxito para ser atrapado por sus receptores. El resto, se las tuvo que apañar como pudo. Abusó del Play action pero no le quedó más remedio, pues intentar engañar a los Bengals era su única salida cuando el pocket se inundaba de camisetas blancas y cascos naranjas decorados con un zarpazo de color negro.

No dejó de recibir acoso a lo largo del duelo, y eso hacía que sus pases tuvieran que ser, en  la la mayoría de los casos, precipitados, por lo que la carrera y sus RB tuvieron un papel trascendental a la hora de mover el balón y sumar primeros downs. Decisión inteligente teniendo en cuenta la situación de su línea.

Sombrío pintaba el jueves noche, pero Watson es alguien especial, un QB que acostumbra a brillar cuando se viste de corto, o al menos así lo hacía con los Tigers en la universidad, por lo que, para no perder su esencia, en un alarde de cualidades atléticas, y tras recibir un imponente sack de Geno Atkins, se preparó para correr y sortear todo oponente que salió a su paso hasta entrar en la end zone y marcar un TD al poco de terminar la primera parte. Su movilidad y explosividad florecieron en una jugada rota para auto regalarse 6 puntos el día de su cumpleaños.

Delante en el marcador hasta el paso por vestuarios. Pues al final no se estaba quedando tan malo. Un Big Play aislado y una gran defensa tenían la culpa del resultado favorable para los Texans, y la sensación general era que podían ganar, como acabaron haciendo.

No se si fue como había deseado, pero en su estreno de titular, se adjudicó una victoria en su casillero y enseñó a la liga de lo que es capaz. Tiene sangre fría para aguantar la presión , sabe reaccionar ante las adversidades y no puedes perderle de vista o te hará un descosido. Watson está presente, y es futuro, quien sabe por cuánto tiempo, pues solo tiene 22 años. Que te vaya bien Deshaun. Ese será tu mayor regalo en la NFL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s