Los Angeles Rams cerca de su momento

No voy a decir que los Rams estarán en playoffs, no voy a decir que Los Ángeles vivirá un renacer sorprendente e imposible de imaginar, no diré que ha llegado su momento, pero sí que debemos esperar que este sea el principio de un equipo serio y ganador.

Hay esperanzas allí donde se pone el sol. Hay ilusión por ver de qué son capaces los muchachos de Sean McVay. Hay ganas por ver como se defienden sobre el terreno de juego.

DEFENSA

La defensa, siempre y cuando recuperen a Aaron Donald, puede frenar cualquier batallón que se aproxime. Junto al que puede ser uno de los mejores defensive tackle (si no el mejor) de la liga, aparecen otros referentes como Alec Ogletree (ILB), Mark Barron (ILB), Trumaine Johnson (CB), Michael Brockers (NT) o Robert Quinn (OLB).

Todas las líneas del campo parecen cubiertas, aunque está claro que el regreso del 99 debe ser la apuesta ganadora de la directiva angelina. Brockers es un jugador muy potente que será fundamental contra la carrera, pero en sacks no apunta tan alto, ni por asomo, como lo haría el mismo Donald.

La ayuda de Ogletree, un todoterreno que causará estragos en el pase y carrera enemigas a partes iguales, y Quinn, un defensive end reconvertido en OLB, que partirá en dos la línea que intente frenarle, serán capitales como bazas principales para presionar al QB y detener en seco los intentos por tierra. Y no podemos olvidarnos de Connor Barwin, fichado en la agencia libre y que será otra pieza más del puzle que está construyendo Wade Phillips (Coordinador defensivo).

Además, la retaguardia, aunque sea la parte más débil del entramado, puede dotar de mayor seguridad y flexibilidad la estrategia si sus titulares se mantienen en forma toda la campaña.

Garantías para que la defensa funcione. Jugadores de mucho nivel para impedir que sumen yardas los contrincantes. Calidad, potencia y experiencia en la muralla californiana, pero si quieren crecer, ir un paso más allá que la temporada pasada, su ofensiva debe cumplir con su papel y asegurar el futuro de sus benjamines.

ATAQUE

Bajo los mandos y dando las órdenes, estará el número 1 del draft 2016, Jared Goff, de quién se espera mucho pero no ha demostrado nada todavía. Es su año de presentación en sociedad y las expectativas son altas pero la incertidumbre máxima. Gran parte del éxito o fracaso de sus compañeros en el ataque dependerá de su actuación.

Su líder es un novato, pero a su lado tiene a otros que tampoco llevan demasiado tiempo entre los adultos, como es el caso del RB, Todd Gurley, quien tras brillar en su estreno, no ha rendido al mismo nivel las pasadas campañas. Si recupera su mejor versión es top 3 de corredores de toda la NFL, pero tendrá que ganárselo con esa facilidad que demuestra para soportar las embestidas y sortear a rivales. Un fuera de serie con el que te enganchas al fútbol americano.

Importante para que tenga espacios por donde percutir que la línea ofensiva cumpla, y quizás aquí es donde salten las alarmas, pues a pesar de algún refuerzo interesante, cómo sería la incorporación de John Sullivan (C), sigue sonándome escasa esta parte del roster.

Habrá que tirar con lo que tienen en esta zona, pensando que en el peor de los casos, tendrán que recurrir más de la cuenta a una banda de receptores con descaro y ganas de comerse el mundo yarda a yarda.

Tavon Austin y Robert Woods pondrán la experiencia en la carta, pero los platos fuertes vendrán acompañados de un aroma a frescura. Sammy Watkins, ex Bill, debería ser el coco de las secundarias que se vayan encontrando en el camino. Si se mantiene apartado de las lesiones puede rayar a un nivel descomunal.

Un Big Three, que no debería descartar la posibilidad de que Pharoh Cooper y Cooper Kupp les sustituyan en la titularidad. Dos fenómenos que no han encontrado su techo y han demostrado ser amenazas serias en la pretemporada. Mucho que decir este curso. Y por supuesto, aunque en menor grado, deberían aportar lo suyo Tyler Higbee, Gerald Everett y Derek Carrier. Quiero ver como se desenvuelve Everett (Rookie).

GENERAL

El cóctel que nos queda con todos estos ingredientes, cuanto menos, es explosivo. No sabemos si tendrá sabor dulce o amargo, pero que los Rams y sus aficionados pueden soñar con dar más guerra de la cuenta mientras se preparan para ser ellos uno de los protagonistas, no es una duda, es una afirmación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s