Jeremiah Briscoe: Desde Sam Houston St hasta ….¿la NFL?

Es curiosa la manera en la que un excelente jugador pasa desapercibido tras los focos mediáticos. No es fácil, pues la calidad acaba saliendo a la luz, o eso dicen, pero Briscoe ha conseguido ocultarse durante bastante tiempo. El jugar en un equipo de la FCS ha tenido bastante que ver, pero sus prestaciones han terminado por pasar al primer plano. Y es que hablamos de un QB con potencial NFL.

Josh Jackson, líder de los hokies, bendecido por Brady y precedido por Vick.

Briscoe ha tenido una trayectoria movidita. Para que se hagan una idea, su primera universidad fue UAB, por la cual fichó justo un año antes de que cerrase el programa de fútbol americano de la misma, quedándose sin equipo aunque sin problemas para encontrar uno nuevo. Desde el instituto apuntaba maneras, y algunos de los conjuntos punteros como Arkansas o Baylor le tentaron para vestirse con sus colores, sin embargo, decidió escoger Sam Houston State.

En la FCS su nombre infunde terror en las defensas que encuentra a su paso, pero fuera de ella, le ha costado ser conocido por el gran público. Fue el curso pasado cuando su calidad explotó en los medios debido a la astronómica cifra de 57 TD conseguidos, récord en una sola campaña de la FCS, lo que, entre otros argumentos y cifras, supuso una inyección de moral y de peso para que el Walter Payton Award (Premio al mejor jugador ofensivo de la FCS) fuese para él. Para que se hagan una idea de lo que supone este reconocimiento, observen algunos de los ganadores: Tony Romo y Jimmy Garoppolo. Poca cosa.

Sam Houston goza de sus servicios como capitán del barco y punta de lanza en sus aspiraciones para adjudicarse el trono de la FCS, pero por sus logros y condiciones, su carrera deportiva no tiene pinta de acabar una vez concluya su año de senior.

Un cañón por brazo y una gran agilidad mental para leer el juego son sus dos atributos que más llaman la atención. La velocidad con la que toma las decisiones en la ofensiva asombra. No duda de su criterio y ejecuta en un instante. Puede sacar el balón en cuestión de un par de segundos, algo que en la NFL vale oro.

Quizás esta aceleración le lleve a cometer errores innecesarios, pero todo ello es fruto de ese carácter impetuoso que deberá ir controlando.

No suele lanzarse a ello, pero puede correr si es necesario. Tendremos que ver como se maneja en el pocket, pues no suele tener la necesidad de hacerlo, pero si quiere jugar en la NFL deberá sumar estos recursos.

Encontrar un hombre con tales prestaciones no es sencillo, y es por ello que las predicciones le sitúan dentro de los elegidos en el draft de 2018. Por ahora, su ubicación está en una de las rondas bajas, pero no descarten que su nombre escale posiciones hasta situarse entre los primeros QB de su promoción.

Briscoe es un hombre en la sombra, un hombre que no copa portadas ni concede cientos de entrevistas, pero no se dejen llevar por los tópicos, que no lo haga no significa que no pueda. Es un diamante oculto que necesita ser encontrado y pulido para brillar con todo su esplendor. Atentos a este muchacho porque puede que la NFL sea su próxima parada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s