Kareem Hunt: Historia de un bautizo

Un cuerpo casi moribundo yacía en la banda con la mirada perdida. El fuego de sus venas parecía haberse extinguido. Las cosas no iban como la cabeza de aquel rostro apagado hubiera soñado, pero tocaba asumir el nuevo papel y jugar con las cartas que sus manos temblorosas sostenían.

Foxborough había estrenado la temporada 2017 de la NFL, y las gradas de su estadio predilecto aparecían decoradas con camisetas de los Patriots hasta donde se alzaba la vista.

Menudo recibimiento para un rookie como Hunt. Debut y a demostrar que valía en el mundo profesional ante los vigentes campeones. Complicado estreno que se torció nada más arrancar. La primera jugada en ataque de los Chiefs fue para Kareem y este cedió la posesión al arrancarle el balón de entre las manos la defensa enemiga. Menudo fumble en su primera oportunidad. Tocado y hundido.

El campo se hizo más grande a sus alrededor, y aunque los gritos de ánimo y palmaditas en la espalda de cada compañero que pasaba por su lado buscaban levantarle el ánimo, su gesticulación, moviendo de un lado a otro la cabeza en señal de negación, no dejaba margen a la duda, eso no era lo que había pensado que ocurriría. Así no podía empezar.

El novato debía reaccionar rápido pues tenía que seguir jugando. La NFL no espera a nadie y si no estás preparado te vas para casa.

Hunt tuvo que accionar el chip, y darse cuenta que aquello era normal, no se iba a marchar de rositas ante los Patriots, pero tenía que demostrar que atesoraba talento para jugar en un equipo potente como Kansas City.

Smith no dejó de confiar en las habilidades de su RB y yarda a yarda se fue haciendo más importante. Habilidoso y empujando tras el contacto por dentro, ganaba centímetros sin parar, mientras que por fuera se movía como pez en el agua cerca de la banda, la que alcanzaba con facilidad gracias a una velocidad endiablada.

Buenas prestaciones de carrera, pero también de recepción, saliendo ágil entre la línea y dando oportunidades en corto a su quarterback. En los bloqueos, cuando necesitan de su ayuda en la protección de Smith, tiene que ganar enteros, pero por lo demás puede ser un arma importante en el backfield.

La noche mejoró para él con el paso del tiempo, como el buen vino. Incluso saboreó la victoria poco predecible ante los grandes dominadores en los últimos años, New England. Gran actitud en su bautizo. Soportó la pérdida de su primera posesión, y se reivindicó con un encuentro de altura. 148 yardas de carrera, 98 de recepción y 3 TD. ¡Ahí es nada! Una mera anécdota su fumble.

Pinta bien el rookie. Aguantar la presión no es fácil, pero menos en tu primera aparición en sociedad. Madera de corredor. Excelente actitud. Un triunfo que sabe a gloria para iniciar su avenutra en la NFL. ¿Ha nacido una estrella? El tiempo nos responderá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s