Ramil Guliyev, de tapado a héroe

Aquella tarde gloriosa de 2009 en Berlín, cuando Bolt puso los focos sobre su velocidad y una marca de 19.19 en los 200 metros lisos (WR), un desconocido Ramil Guliyev entraba séptimo por la calle 1 de la final defendiendo los colores de Azerbaiyán. Hoy, podemos decir que es el nuevo campeón del mundo en esa misma modalidad. Londres así lo ha coronado con un tiempo de 20.09, esta vez, bajo bandera turca. Un héroe inesperado que lleva mucho tiempo siendo un fijo en las grandes citas.

Nació en Baku con un aura diferente que explotó años más tarde en Estambul. De un país a otro en busca de un sueño que siempre formó parte de su destino. Desde su etapa como junior apuntaba maneras, no en vano, ostenta la segunda mejor marca de la historia del 200 en esta categoría, solo por detrás de Usain Bolt.

La cima ha estado esperando su llegada desde hace mucho, pero pocos podían pensar que sería para subir más alto que nadie en Londres 2017. Entre figuras que lucen de manera más habitual en los medios, un clásico que no rellena portadas pero si calles en finales, cruzó la meta en primera posición y dio un toque romántico a la prueba ante la ausencia del gran dominador, Usain Bolt.

Repleto de tatuajes por todo su cuerpo, cabellera rapada y una cadena colgando de su cuello. Así le hemos conocido en cada evento que ha disputado. Tanto en el 100 como en el 200.

Es un velocista nato de estatura considerable (1’87m) que no tiene la mejor salida pero si aguanta y explota bien todo su potencial una vez superado la primera fase. En la prueba reina, los 100, ha sido capaz de parar el crono por debajo de los 10 segundos (9,97), algo que tan solo un par de atletas blancos, además del propio Guliyev, han conseguido a lo largo de la historia.

Sin embargo, su punta de lanza se clava más hondo en el 200, donde la salida no se presenta tan fundamental y sus piernas tienen más campo abierto para correr. Guliyev se siente cómodo en esta distancia y siempre lo ha demostrado con numerosas preseas, aunque no haya sido hasta esta etapa de su vida, con 27 años a sus espaldas, en la que ha disfrutado del mayor éxito a nivel profesional que puede obtener un atleta; ser el número 1 en su disciplina.

Guliyev ha estado ahí siempre. Desde que inició su travesía no se ha despegado de los Reyes de la velocidad, aunque hasta la fecha un paso por detrás. Ahora, puede presumir de codearse junto a ellos como un igual, con una medalla de oro en su palmarés que lo demuestra.

Foto de Erik van Leeuwen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s