Nadadores del campeonato: Budapest 2017

Caeleb Dressel (USA)

El gran blanco de la piscina. La fuerza y velocidad propias de un tiburón que se abalanza sobre su presa, en este caso, la pared que indica el final de la prueba. Siete medallas bañadas en oro (empatando el record de Michael Phelps en 2007) y una marca que no entra en la historia, pero por poco, (49.86 en 100 mariposa, segunda mejor marca de la historia) le han acreditado como el nadador masculino del campeonato.

No diría que es el heredero de Phelps por las pruebas en las que compite, pero sin duda, sí que parece ser el mejor posicionado para igualar sus números. Si pensamos que alguien puede acercarse a los registros de Michael en un futuro, ese es Dressel. Recordemos, solo tiene 20 años.

Sun Yang (CHN)

Inicio fulgurante que pasó factura. Sus dos primeras pruebas se cobraron dos campeonatos mundiales (200 y 400 libre) pero el reto mayúsculo de hacerse también con el 800 y el 1500 se quedó lejos. Las fuerzas le fallaron en tal hazaña, no obstante, sus dos primeros logros demuestran que estamos ante uno de los mejores nadadores del momento. Sun es un fenómeno, tanto para lo bueno como lo malo, pero dentro del agua encuentra a pocos que le hagan frente.

Sun Yang, dos caras

James Guy (GBR)

Su posta en el 4×200 masculino fue sencillamente sensacional. Quedaban 200 metros y Gran Bretaña contaba con pocas opciones para hacerse con la primera posición en la prueba, o eso parecía debido al segundo y medio que mantenía de ventaja Estados Unidos, no obstante, el velocista británico, se merendó a sus rivales y puso en el cuello de sus compañeros el oro mundial. Una verdadera salvajada que ha acompañado con otra medalla de bronce en el 100 mariposa y una de plata en el relevo del 4×100 estilos masculino.

Adam Peaty (GBR)

El primer hombre que baja de los 26 segundos en los 50 metros braza, y lo ha hecho en dos ocasiones. Para quitarse el sombrero y dejarlo colgado en el perchero un tiempo. Brutal su empuje una vez empieza a “remar” hacia la meta. No tiene la mejor salida (menuda marca si la tuviese), pero en cuanto sus manos arrastran el agua hacia los lados no tiene oponente. Dos oros este campeonato (50 y 100 braza) y sin conocer su límite todavía. ¿De qué será capaz en los próximos eventos? Nadie lo sabe.

Gabriele Detti (ITA)

Ante el asombro de los espectadores, la final del 800 masculino no fue ni para Yang ni para Paltrinieri. El primero se quedó descolgado desde bien temprano y el segundo no estuvo tan fino como en ocasiones pasadas. Este suceso lo aprovechó el italiano Detti, un escudero de “segunda fila” relegado a la sombra de su compatriota Gregorio, que en esta ocasión, se sacó de la chistera una carrera formidable para besar una, más que merecida, medalla de oro. Además, se subió al pódium en el 400 libre para recoger la medalla de bronce.

Chad Le Clos (RSA)

Sus lágrimas en el pódium al coronarse como campeón mundial de los 200 mariposa las sentimos todos. Su sufrimiento en estos últimos años, debido a las enfermedades de sus padres (ambos padecieron cáncer), han provocado que su vida transcurra de una manera distinta, lo que no le ha impedido para seguir siendo uno de los indiscutibles en la piscina. La garra de un caballero fiero, la calidad de un fuera de serie y la sonrisa de una persona que no se rinde ante las dificultades de la vida.

Chad Le Clos

Chase Kalisz (USA)

La hegemonía estadounidense en el 200 estilos continúa con un digno sucesor, al menos en esta prueba, de Michael Phelps y Ryan Lochte. Kalisz se tiró al agua para dar espectáculo. No estaba de paseo por Budapest y lo dejó claro desde las series. Su ritmo era solvente en todas las modalidades, pero con un cambio por encima del resto en la braza. En los 50 metros de la tercera piscina ha cimentado buena parte de su éxito. Un nuevo monarca para el trono de hierro que también se llevó el 400 estilos con autoridad.

Evgeny Rylov (RUS)

Salida fulgurante y a tope los primeros 150 metros. Tirar al máximo para arrastrar a sus oponentes a una muerte segura, a todos menos a Ryan Murphy, que estuvo cerca de arrebatarle la gloria en el último largo. El ruso aguantó el estilo y se adjudicó el oro ante la mirada atónita de algunos de los presentes. El campeón de Europa, tercero en discordia en esta final, superó a los dos gallos (Murphy y Xu) para levantar al público de sus asientos. Record de Europa incluido (1:53.61).

Anton Chupkov (RUS)

Brazada a brazada se marcó una de las carreras del campeonato en el 200 braza. El ruso no se anduvo con tonterías y dio todo lo que tenía para subirse al cajón más alto del pódium. Su progresión en la prueba fue acorde al ritmo de la prueba, dejando para el final unos 50 metros letales. Ni los japoneses Watanabe y Koseki pudieron darle caza.

Fotos: Página oficial de la FINA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s