Sun Yang, dos caras

No os dejéis llevar por los prejuicios que se asocian a los deportistas chinos; tranquilos, respetuosos y disciplinados. Nada de eso va con nuestro protagonista, Sun Yang. El nadador asiático es el chico malo. La nota discordante en la partitura. Fama de gamberro, y bien merecida.

Su carrera debería quedar abarcada por sus éxitos o fracasos en la piscina, pero las sombras de su vida personal no se han podido esconder ante los focos. El gigante chino (198 centímetros de estatura) ha estado involucrado en altercados de todo tipo, desde trifulcas con compañeros de profesión a juicios por dopaje.

Larissa Oliveira, nadadora brasileña, comprobó la poca paciencia de Yang en Kazan, en una riña que acabó con el plusmarquista de los 1500 libres fuera de la final, aunque la explicación oficial de su ausencia se refirió a un problema cardíaco. Otros, como el campeón olímpico de Río 2016 en el 400 libre, Mack Horton, también fue objeto del controvertido carácter de Sun.

Yang es imprevisible. No entiende de reglas ni es de esos que acata con facilidad lo impuesto. Que se lo digan a los miembros de seguridad que intentan detenerle en cada campeonato para que no se salte el protocolo al finalizar una prueba. Sin ningún tipo de éxito, por cierto.

Si nos quedamos con sus actuaciones fuera del agua, entre las que también se incluyen; un accidente de coche (sin carnet), el destrozo de una taquilla o los tres meses de sanción por dopaje, nos quedamos ante una figura marcada por el lado oscuro y a la que es difícil apreciar. Pero claro, esa es una cara, la otra la saca en la piscina.

Sun yangg
Sun Yang

Todas las nubes grises que le acompañan en tierra firme se hunden en cuanto empieza a nadar. Su luz es más radiante en contacto con la superficie cristalina del agua. Dentro de su hábitat natural es la misma persona pero su descaro se traduce en espectáculo. Sus marcas no dejan margen para la duda. Es un nadador tremendo. Domina todas las distancias desde el 200 libre hasta el 1500.

Es pretencioso pero, para ser justos, sabe mantener su chulería guardada en los momentos de tensión. Sun es un triunfador, demasiado acostumbrado a no conocer el sabor de la derrota, y es por ello que no se toma demasiado bien los tropiezos en su camino. No obstante, con sus virtudes y sus defectos, sus medallas y logros están sobre la mesa. Dentro del panorama internacional es de los mejores y en Budapest 2017 lo ha reivindicado (campeón del 200 y el 4oo libre).

Sun Yang tiene dos caras y no importa cual mires para saber que es un nadador excepcional. Es un rebelde que divide al público entre pitos y aplausos. Lo amas o lo odias.

Imagen destaca: Pagina oficial FINA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s